Visitas guiadas NOCTURNAS el segundo JUEVES de cada mes durante el verano.

jueves, 14 de mayo de 2015

El puente de Guadarranque

El puente de Guadarranque (Alburquerque)


Desde la Asociación Amigos de Badajoz como miembro de la Federación de Asociaciones para la Defensa del Patrimonio, denunciamos, por desgracia y una vez más, que se cumple el dicho de “entre todos lo mataron y el solo se murió”.


Foto de Francisco José Negrete en HOY.es
Recientemente se ha desplomado parte del puente de Guadarranque en las cercanías de Alburquerque, fruto de la dejadez y el abandono por parte de las administraciones encargadas de velar por su cuidado y mantenimiento, como también ha ocurrido con el puente romano de Brovales, cercano a Jerez de los Caballeros. Con su destrucción no solo desaparecerá el puente como vestigio material, sino que desaparecerá también su memoria histórica fruto de las idas y venidas de sus viandantes, y le contaremos a nuestros hijos que aquellas piedras que yacen en el lecho del río fueron parte de un histórico puente que “murió” por de la desidia de nuestros gobernantes.

Su historia:
El llamado puente romano del Guadarranque (aunque estos orígenes no están aún muy claros) o también puente de la Notaria, por encontrarse cercano a la finca del mismo nombre, situado a unos 5 kms. al este de Alburquerque, salva el río que le da nombre, que vierte sus aguas en el río Gévora. El puente ya era importante en la Edad Media, pues comunicaba la zona Alburquerque con la vecina Portugal, así como fundamental para el tránsito del cereal y la harina que se procesaba en los numerosos molinos que había en el río Gévora. Ya en época moderna forma parte de varias rutas citadas por el cartógrafo valenciano Juan de Villuga que tienen como base el trayecto Alburquerque-Arronches, en su estudio Reportorio de todos los caminos de España publicado en el año 1546 en Medina del Campo. También aparece en el repertorio de caminos de Alonso de Meneses, en el censo de 1576 de Ambrosio de Morales sobre los pueblos de Castilla la Nueva y Extremadura y en los de Felipe II, que vienen a confirmar la importancia del puente.

Su denuncia:

En el año 1990 el cronista de Badajoz, D. Alberto Gionzález, realizó el estudio de éste puente dentro de un trabajo mas amplio para catalogar los puntes romanos o medievales de la provincia y solicitó sin éxito el arreglo en el tablero que ya presentaba sus primeras grietas, asi como que se le declarara BIC para su conservación y mantenimiento. Es evidente que no  le hicieron caso alguno.  Pueden ver la ficha en los siguientes enlaces:


En 1995 comienza el “calvario” del puente con una primera denuncia por parte de I.U. sobre grietas en el puente. Le siguieron desprendimientos de sillares, nuevas grietas y desplazamiento de pilares que fueron denunciados por particulares y asociaciones; así en 2005 al Ayuntamiento de Alburquerque procedió al cierre del puente impidiendo el tránsito por él y anunciando que técnicos de la Junta de Extremadura realizarían los estudios oportunos para su rehabilitación, no llevándose a cabo posteriormente ninguna intervención en materia de conservación, por lo que su situación ya parecía irreversible. En 2009, ADEPA (Asociación para la Defensa del Patrimonio) denuncian que el puente de Guadarranque “ya no tiene solución” ante la desidia de autoridades locales y regionales y que “ahora ya no se puede restaurar y la única solución es desmontar aquellas partes irrecuperables, al memos los dos arcos centrales del puente, y levantarlas de nuevo, lo cual supondrá una inversión de dinero cuantiosa”. Hace escasas fechas se desprendió una parte y dos de sus arcos ya han desaparecido.

No hay comentarios: