Visitas guiadas NOCTURNAS el segundo JUEVES de cada mes durante el verano.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Errónea catalogación de un inmueble como BIC


 Edificio ubicado en la calle Joaquín Costa, 16

La Asociación Amigos de Badajoz viene comprobando, en reiteradas ocasiones, noticias en prensa acerca del inmueble denominado ESPACIO-CONVENTO ubicado en la c/ Joaquín Costa 16 de la localidad de Badajoz.

En primer lugar se cita como antiguo convento de las monjas clarisas de los siglos XV y XVI cuando se ha podido documentar que el citado convento nunca existió en ese lugar sino en la esquina de las calle Espronceda con Vasco Núñez, frente al antiguo Campo de la Cruz (Ver trabajo publicado en formato libro de Javier Teijeiro Fuentes bajo el título “El convento de monjas clarisas, la ermita de San Nicolás y el hospital de la Vera Cruz de la ciudad de Badajoz”. Autoedición. Año 2011). Este rehabilitado edificio de la calle Joaquín Costa, no pasa por ser un antiguo caserón dieciochesco de los muchos que había en la ciudad en aquella época.

Pero lo que ha denunciado bastantes veces esta Asociación ha sido, en segundo lugar y como parte más importante, la categoría de Bien de Interés Cultural otorgado por la Junta de Extremadura a este inmueble. Pensamos que desde Patrimonio siguen perpetuando hasta la actualidad el error que hizo que se catalogase este edificio, en la década de los años 80 del pasado siglo, como uno de los notables edificios de esta ciudad equiparable a inmuebles histórico-artísticos como la Catedral, el Convento de Santa Ana o las dos fortificaciones con las que cuenta Badajoz como son la islámica y la abaluartada.

No es de recibo tamaña injusticia y, desde estas líneas, volvemos a exigir a la Secretaría de Cultura de la Junta de Extremadura la revisión de catalogación de este inmueble para bien de un mejor y veraz conocimiento del conjunto patrimonial existente en esta ciudad. No es de rigor,  seguir atrincherados en el inmovilismo motivado por un error de mala documentación realizado en su día, con toda buena intención, pero sin documentos que prueben que ese edificio tiene el valor que se le atribuye.

Calificar a este inmueble como Bien de Interés Cultural es una alteración de la propia historia de la ciudad, pues no tiene el valor histórico que se exige para esta máxima catalogación.

No hay comentarios: