domingo, 19 de febrero de 2017

Estela romana aparecida en la Plaza de San José


Estela romana aparecida en la Plaza de San José 

Sin querer abrir una polémica sobre la estela romana aparecida en la Plaza de San José y la reclamación que va a dirigir la D.G. de Patrimonio a la Inmobiliaria Municipal para desmontar  la pieza y su posterior envío al museo para su almacenamiento, con seguridad a una caja de cartón en los sótanos del mismo, debemos hacer las siguientes apreciaciones:

La reutilización de elementos procedentes de otras épocas (spolia) como material constructivo es un fenómeno muy común. Ese reaprovechamiento hace que elementos de distintas épocas se integren en otras construcciones formando parte de nuevas manifestaciones arquitectónicas, que son  exponentes de otras formas y modelos culturales de valor histórico, artístico y monumental.

Si se quiere rescatar lo reutilizado se está desvirtuando ese papel en el contexto histórico-artístico en el que se han encontrado y, además, como no se puede reintegrar al sitio original -porque ya no existe- se está condenado a guardar esas piezas en un almacén. ¿Qué sería de las plazas de Zafra si se quitan los elementos reutilizados? ¿Qué se haría con las cupae de la muralla de la alcazaba de Mérida? Si se quitaran nos quedaríamos sin muralla y no recuperaríamos la necrópolis pues no se sabe de dónde las sacaron. Y si se quitaran las decenas de piezas visigodas de las murallas de Badajoz, ¿no se desvirtuaría la muralla, su estilo, su época, su percepción?
Entendemos que el espíritu de la Ley viene a expresarse de modo que si los materiales empotrados están en unos bienes de por sí históricos o monumentales -incluso protegidos en su estructura como es el caso de las casa de la Plaza de San José de Badajoz en la que ha aparecido la estela- no se puede prescindir de los elementos originales que caracterizan ese bien porque se estaría falseando.

Aun así, no decimos que no haya que quitar la pieza y llevarla al museo, dado que la Ley de Patrimonio de Extremadura en su artículo 55 punto 2 recoge lo siguiente: “El descubridor de los restos arqueológicos hará entrega del bien al museo público de la Comunidad de Extremadura que la Consejería de Cultura y Patrimonio determine o a ésta misma”, pero hasta ahora no ha sido la práctica habitual en esta ciudad, donde solamente eran almacenadas aquellas piezas cuyas estructuras eran derribadas.  En las plazas Alta y de San José se reutilizaron en algunos de sus soportales -almenos desde el siglo XVI- cimacios, capiteles y columnas que han llegado hasta nuestros días y no nos gustaría que, siguiendo el mismo criterio, como sería lo lógico, fueran cambiados por elementos postizos.

En el caso que nos ocupa, la estela o lápida romana, se ha catalogado y estudiado como elemento histórico que es y colocado en su lugar, aunque no se comunicara en tiempo y forma a la D.G. de Patrimonio, y en el futuro se debería vigilar que no se degrade. Pero el contexto en el que ha aparecido, asociado a un capitel y una columna, es también histórico y monumental y por tanto susceptible de protección en su conjuntoSólo en el caso de peligro de deterioro sería coherente cambiarla por otra (copia o no).